viernes, 21 de junio de 2013

Nik Wallenda, un hombre de récords Aventurero cruzará el Gran Cañón sobre una cuerda

El aventurero estadounidense Nik Wallenda espera sumar otro récord a su colección este fin de semana al caminar a través del Gran Cañón sobre una cuerda floja, a casi 500 metros de altura y sin la protección de un arnés.

El atrevido equilibrista de 34 años, que el año pasado estableció un récord al caminar sobre las cataratas del Niágara sobre una cuerda, estará armado de varias cámaras y micrófonos con el fin de transmitir en vivo, en todo el mundo, su desafío a la muerte.

Pero, a diferencia de su caminata sobre las cataratas del Niágara, Wallenda no usará un arnés de seguridad durante su acrobacia en el imponente cañón desértico del suroeste de Estados Unidos, que se espera le tome 25 minutos bajo una temperatura de casi 40 grados Celsius.

“Confío en mi habilidad. Pero uno tiene que ser particularmente cuidadoso en el aspecto mental. Un acontecimiento mundial como éste es muy desafiante, eso verdaderamente influencia mi estado mental”, dijo a la AFP.

Wallenda, miembro de séptima generación de la familia circense de aventureros Flying Wallendas, dijo que cuando dé su primer paso en tierra firme su primer pensamiento será para su bisabuelo Karl Wallenda, quien murió en 1978 al caer de una cuerda floja.

En internet se puede hallar con facilidad el video de aquella caída fatal en Puerto Rico. Para Nik Wallenda, el accidente de su antecesor le permite asimilar los riesgos de su profesión, pero además es un recordatorio de la necesidad de retirarse a una edad temprana: su bisabuelo falleció a los 73. “Él había dicho públicamente que quería irse de esa manera”, dijo Wallenda.

“Pero yo no quiero irme así. Quiero morir en una cama con mi esposa a mi lado, muy viejo, con más de 100 años. Ése es mi sueño”. “No quiero morir durante un acto”, agregó.

En la acrobacia del año pasado, Wallenda enfrentó fuertes vientos y la copiosa rociada que le llegaba desde las cataratas del Niágara, las más grandes de América del Norte, mientras caminaba suspendido sobre un cable a 60 metros de altura. Esta caminata le mereció su séptimo récord mundial.

Entre los anteriores, se incluye un recorrido en bicicleta, el más alto y largo realizado hasta entonces sobre un cable, que fue transmitido en vivo en 2008. El domingo, Wallenda dará un paso adelante al desafiar una cuerda de cinco centímetros de grosor desde una altura seis veces mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada