miércoles, 10 de julio de 2013

Corrió disfrazado de Darth Vader bajo 53 grados por un récord

Vestido de Darth Vader, con traje negro, casco y máscara, el londinense Jonathan Rice buscó el pasado domingo establecer un nuevo récord Guinness al correr los 1.500 metros más calurosos de la historia, un desafío que terminó en seis minutos y 36 segundos.

Rice, profesional del sector publicitario, de 42 años y 90 kilos, realizó el recorrido cuando el mercurio registraba 53 grados centígrados, según el Servicio Nacional de Meteorología de EEUU que constató que se trató de la mayor temperatura medida en el país durante un mes de junio.

Este atleta aficionado a las carreras en calor extremo estableció en 2010 el Darth Valley Challenge, una prueba de velocidad de una milla por el parque nacional del Valle de la Muerte en pleno verano con el único objetivo de buscar sus límites de resistencia.

Desde entonces, cada año, repetía el reto tratando de rebajar su propia marca que fijó en 2011 en seis minutos y 13 segundos. “Cuando supe que este fin de semana habría temperaturas récord no me lo pensé”, dijo Rice que adelantó su viaje a California este año para tratar de entrar en la lista del Libro Guinness de los Récords.

Con Chewbacca de auxilio

“Es algo que siempre había estado en mi cabeza”, comentó el deportista, que contó con el apoyo de una persona disfrazada de Chewbacca, el peludo e icónico personaje de la saga Star Wars, que se encargó de conducir el vehículo de asistencia que le acompañó en el trayecto.

Rice confía en que el jurado del Guinness certifique su logro, del que estaban al corriente los guardas del parque, cuya estación registró 55,5 grados centígrados, si bien es una temperatura oficiosa.

“La idea de vestirme de Darth Vader era para hacerlo todo más difícil. Con el casco no se ve bien, el color negro absorbe el calor, pero lo más complicado es respirar, se inhala tu propio dióxido de carbono”, indicó Rice que optó por fijar la distancia en una milla (1.600 metros) por precaución.

“Es lo máximo que puedo hacer sprint y no quiero que vaya la gente allí y se mate tratando de imitarme. Una milla es algo que se puede sobrevivir”, explicó.

En su página web califica su desafío como de “absurdamente peligroso” y previene a cualquiera que quiera seguir sus pasos para que se lo piense dos veces.

Entre los problemas de salud que se pueden presentar están la deshidratación, el golpe de calor, un infarto y “muerte, muerte y más muerte”, comenta Rice, que admite que encuentra satisfacción al ver la reacción de la gente que se cruza con él por la carretera al volante de sus vehículos y con el aire acondicionado encendido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada